Inicio
Municipalidad
Intendente
Gobierno
Información Municipal
Economía
Ciudad
Características
Arquitectura y Urbanismo
Servicios
Cultura
Turismo y Recreación
Salud
Educación
Desarrollo Social
Oficina del Niño y del Adolescente
Deportes
 
 
» Proyectos
» Noticias » Obras
»Digesto »Carta Orgánica
»Modificatoria del Código Urbano
 
 
 
Visitante Numero:
 
 

Mitos y Leyendas

  • El Almamula
  • El Supay
  • La Telesita
  • El Cachirú
  • El Uritu Orko
  • La Umita
  • El Bagual
  • Kacuy
  • Mayup Maman
  • El Pampáyoj
  • La Calandria
  • Orko Maman
  • El Runa Uturungo
  • La Salamanca
  • Sacháyoj
  •  
      El Almamula  
     
     

    Llamado también pampayu, es el numen de la pampa o la madre de la tierra, como algunos la llaman. Según la leyenda que corre por los departamentos centrales de la provincia, el pampáyoj se presenta unas veces bajo la forma de un avestruz blanco o de un guanaco enano. Otras veces bajo la figura de un jinete sobre caballo plateado, el cual hace señas a los "rodeadores de suris", llamándolos.

    Quien, con coraje, osa acercarse al desconocido o bolea al avestruz blanco o al guanaquito, se pierde irremisiblemente.

    Esta leyenda parece tener atinencia con la de la madre de la tierra, según la cual, en época de grandes tempestades se oye en las profundidades del suelo un ruido sordo como de ladrido de perro. Una y otra estarían identificadas por la protección que sus deidades parecen ejercer sobre los animales del campo.
    Don Gabino Ledesma, el viejo cancerbero  de la capilla de Matará, dice que el pampáyoj tiene la figura de un "cristiano", vestido de blanco.

    Y refiere que una vez, un cazador, encontrándose en el monte empezó a matar "de puro gusto, toda laya de bichos: quirquinchitos, pichicitos, corzuelitas.." y con un cuchillo les iba cortando en  el "encuentro" para saber si eran gordos. Si no estaban bien "sebados", los arrojaba tranquilamente y proseguía la marcha. En una de ésas, cuando estaba lo más entretenido en su faena de exterminio, se le apareció el pampáyoj, apresó al cazador y le colgó el caballo de un árbol.

    Allí, en medio del bosque, lo tuvo un tiempo. Después que comprendió lo malo que hacía "desperdiciando tanta comida", el pampáyoj le mostró un árbol con miel para que lleve para la casa y le regaló un guanaco para que haga "charqui". Y don Gabino termina su relato diciendo: "No sabe ser bueno cazar de vicio, ni hacer daño a los animales, porque el pampáyoj puede enojarse".

    [El Folklore de Santiago del Estero]

     
     
         
     
    ©2006 - Municipalidad de la Ciudad de Santiago del Estero - Diseño y Desarrollo SysBox Soluciones Informáticas