Inicio
Municipalidad
Intendente
Gobierno
Información Municipal
Economía
Ciudad
Características
Arquitectura y Urbanismo
Servicios
Cultura
Turismo y Recreación
Salud
Educación
Desarrollo Social
Oficina del Niño y del Adolescente
Deportes
 
 
» Proyectos
» Noticias » Obras
»Digesto »Carta Orgánica
»Modificatoria del Código Urbano
 
 
 
Visitante Numero:
 
 

Mitos y Leyendas

  • El Almamula
  • El Supay
  • La Telesita
  • El Cachirú
  • El Uritu Orko
  • La Umita
  • El Bagual
  • Kacuy
  • Mayup Maman
  • El Pampáyoj
  • La Calandria
  • Orko Maman
  • El Runa Uturungo
  • La Salamanca
  • Sacháyoj
  •  
      El Almamula  
     
     

    Quiere decir cabecita, en quichua. Ser legendario muy conocido en Santiago del Estero, y especialmente en los departamentos Guasayán y Jiménez. Se lo describe como una cabeza humana de larga y enmarañada cabellera que vaga sola en la noche, rodando por el suelo o volando a ras de él, y produciendo al desplazarse un ruido suave, como de un trigal mecido por el viento. También se representa como una gran cabeza de dura pelambre, o una cabecita como de criatura. Suele aparecerse en las taperas o en los caminos viejos y abandonados en esa indecisa claridad en que culmina el día, llorando y con el rostro bañado en lágrimas. Aunque por lo común reduce su llanto a una simple expresión de amargura, hay veces en que implora piedad, o pide ayuda para salir de su angustiante situación. Siempre quiere contar al viajero su aflicción, pero solo logra aterrorizarlo con su presencia.

    Sin embargo, muchos del los que la conocen no le temen. Hasta afirman que hacerse acompañar por ella en una travesía nocturna es una protección eficaz contra los malos espíritus.

    Pero también hay versiones terribles de esta leyenda, que hablan de viajeros que se trabaron en tenaz lucha con ella hasta el amanecer, hora en la que la vieron transformarse en toro o ternero, y confesar bajo tal apariencia el error o la falta que está condenada a pagar. Pero el vencedor no salió en esos casos bien librado, pues perdió el habla. O sea, la palabra de la Umita solo suena para privar de su palabra al desventurado oyente.

    El alba pone siempre fin a sus andanzas.

     

    [Seres Sobrenaturales de la Cultura Popular Argentina]

     
     
     
    La Umita
     
     
    ©2006 - Municipalidad de la Ciudad de Santiago del Estero - Diseño y Desarrollo SysBox Soluciones Informáticas